Ruta de senderismo "La senda del agua a Peñalosa"

La Senda del Agua a Peñalosa: Camino de la Cayetana al yacimiento argárico de Peñalosa (4.000 años). Siguiendo la “verea” de las aguas por la margen izquierda de la “cola” de Valdeloshuertos (embalse del Rumblar) este sendero nos lleva al yacimiento argárico más importante de la zona: Peñalosa.

Horarios


Salidas sábados, domingos y festivos
A partir de las 10 de la mañana. Previa reserva y disponibilidad en la Oficina de Turismo.

La visita incluye: Ruta de senderismo de 6 km (ida y vuelta) + Visita guiada al Yacimiento con guía especializado y seguro R.C.

Mínimo garantizado para la visita: 6 personas (adultos)

Duración: 3 horas aproximadamente.

Precio


7 €


Mínimo 6 personas.


Consultar precio para grupos a partir de 15 personas

Reserva tu visita

Algunas razones para realizarla


El río Rumblar y sus afluentes, los ríos Grande y Pinto que descienden de Sierra Morena hasta el valle del Guadalquivir, guardan en sus entrañas una auténtica historia de mineros y metalúrgicos que explotaron estas tierras hace más de 4.000 años.

Peñalosa se asienta sobre un macizo de piedras escarpado, presentando su urbanística cinco características esenciales: Aterrazamiento artificial del terreno, distinguiéndose tres grandes terrazas y una zona fortificada: la acrópolis; la construcción es de pizarra junto la madera de encinas y alcornoques; viviendas de forma entre rectangular y ovalada, calles estrellas a modo de callejones o pasillos para comunicar las terrazas, existencia de una cisterna de grandes dimensiones en la parte inferior, y por último el carácter defensivo del poblado con muralla de cierre con bastiones.

La principal actividad económica es sin duda la búsqueda de cobre y su explotación, siendo el valle del Rumblar rico en filones de cobre. Resulta curioso como las sepulturas argáricas se encuentran generalmente en el interior de las casas, con ajuares ricos junto con otros de ajuar pobre, conociendo a través de la muerte los rasgos de los pobladores de Peñalosa. En torno al 1.400 a.C tiene lugar el abandono de Peñalosa, pero su huella ha quedado fosilizada en numerosos restos que han llegado a nuestros días en perfecto estado de conservación.